Consejos de mantenimiento de la bomba de piscina - Hydroflomen

Consejos de mantenimiento de la bomba de piscina



Cuando arremete el calor, la piscina se convierte en uno de nuestros espacios preferidos, tanto para los que buscan pasar un rato divertido como para los que encuentran en un buen chapuzón su momento de relax.

Pero no se cuida sola. Son diversas las actuaciones de mantenimiento de piscinas que hay que realizar para que el agua esté cristalina y sea respetuosa con la piel, no solo por una cuestión estética y hacer que el baño sea lo más agradable posible, sino también por una cuestión de salud.

Antes que nada, está la cuestión técnica, la más aburrida y complicada para algunos, ¡pero no por ello menos importante y vital! Seguro que antes de poner en marcha la piscina has llevado a cabo las tareas de mantenimiento necesarias: limpiar la piscina, comprobar el perfecto estado de la bomba de piscina, limpiar el filtro de piscina, verificar el proceso de filtración y la calidad del agua… Estas son tareas muy necesarias, pero no suficientes para pasar un verano sin ninguna incidencia.

Detectar cuándo la bomba de piscina está fallando

 

Imagen de Piscina - Mantenimiento Bombas de Piscina

 

Existen aspectos que hay que tener en cuenta semanalmente durante la época de baño para asegurarnos del buen mantenimiento de la depuradora, básica para limpiar las impurezas del agua y que nos bañemos con seguridad. Hay que fijarse especialmente en la bomba de piscina (que hace circular el agua para que pase por el filtro y retorne a la piscina) y la limpieza del filtro de piscina (que retiene los restos de suciedad e impurezas).

La bomba de agua para piscina tendrá un papel importante a la hora de asegurar que el agua esté renovada y depurada, por lo que no podemos despreocuparnos. En este sentido, durante los meses de verano, se recomienda como norma general dejarla funcionando todos los días, aproximadamente desde las 10 de la mañana hasta el atardecer. Es importante realizar siempre las aberturas y cierres de válvulas con la bomba parada, así como los cambios de posición de la válvula selectora.

Durante la época de baño hay que mantener funcionando la bomba de piscina todos los días para depurar y renovar el agua

Si la bomba depuradora de la piscina presenta algún problema, hay que solucionarlo urgentemente. A continuación, te explicamos algunos de los problemas que pueden presentarse con más asiduidad:

  • Si la bomba no aspira: puede deberse a el mal estado de algún componente o bien a la rotura o fisura de alguna tubería.
  • Si la bomba no impulsa como debería: la causa puede estar en una fisura del impulsor o bien, en un atasco en los skimmer o en el prefiltro de la bomba.
  • Cuando la bomba se apaga o directamente, no arranca: en el primer caso, puede deberse a un fallo eléctrico y en el segundo, a un sobrecalentamiento por algún atasco o por estar ubicada en una zona demasiado soleada y sin ninguna refrigeración.
  • Si entra aire en la bomba de piscina: puede deberse a que el cierre mecánico está dañado.
  • Si se bloquea el motor y hace fuertes ruidos: en estos casos, la causa puede ser la entrada de agua. Es importante no intentar arrancar el motor y llamar a un especialista.
  • Cuando la bomba hace un ruido excesivo: habrá que fijarse en qué tipo de ruido está haciendo: si es un ruido agudo, puede que la bomba esté empezando a fallar y haya que adquirir una nueva; y si se trata de un ruido por cavitación, puede deberse a un atasco o fisura.

En algunos casos, si el coste de reparación es muy alto o la bomba presenta una avería que es de difícil arreglo, puede ser mejor adquirir una nueva bomba. En nuestra Tienda encontrará una amplia selección con las mejores marcas del mercado.

Problemas habituales en el mantenimiento de piscinas

Además de todo lo comentado, también hay algunos problemas habituales de los que no es fácil librarse y que en ocasiones también están relacionados con un mal mantenimiento de la bomba de piscina y el filtro. Por ello, te damos algunos consejos de cómo detectarlos y qué pasos hay que seguir:

  1. Agua turbia en la piscina: cuando el agua está turbia es por la existencia de partículas o impurezas en suspensión. Puede ser un problema de falta de horas de filtración o un nivel de pH de la piscina inapropiado.
  2. Agua verde en la piscina: Se trata de uno de los problemas más comunes, y una de las causas principales son, generalmente, la presencia de algas (que son un elemento de cultivo para bacterias y hongos). Otros indicadores sería la formación de fango en las paredes y en el fondo de la piscina y el agua turbia. Esto suele suceder cuando hay un mantenimiento de piscinas pobre e insuficiente, y en la mayoría de los casos hay que ajustar el nivel del pH de la piscina, limpiar la piscina y aplicar un tratamiento de choque con el desinfectante habitual (generalmente, cloro para piscinas).
  3. Agua con color en la piscina: este problema suele deberse a la presencia de sales originadas por una bajada en el nivel del pH de la piscina. Según el color, podemos pensar que se trata de la presencia en el agua de sales de cobre (en caso de azul verdoso), sales de hierro (en caso de un tono marrón) o sales de magnesio (si es un color negroso). De nuevo, la solución suele encontrarse al regular el pH del agua y aplicar un tratamiento de choque, además de una buena limpieza.
  4. El agua turbia o coloreada puede ser indicativo de diversos problemas de mantenimiento que habrá que solucionar rápidamente
  5. Fuerte olor a cloro: si además de un desagradable olor a cloro se irritan mucho los ojos durante el baño, puede deberse a un exceso de cloro, a la presencia de cloraminas o a un desajuste del pH de la piscina. En estos casos la solución más apropiada sería instalar un sistema de dosificación automática para mantener el nivel de cloro siempre estable.
  6. El agua blanquea los tejidos y cabellos: puede suceder que el agua cause irritación en los ojos y blanquee el pelo y el bañador de los bañistas. ¡Pero no huele mal a cloro! Sigue siendo un problema, normalmente por exceso de “cloro libre”. Suele arreglarse disminuyendo la dosis diaria de cloro hasta alcanzar un nivel óptimo.
  7. Agua espumosa en la piscina: si aparece espuma en el agua de la piscina o burbujas en la superficie, la causa suele estar en los residuos de los aceites no impermeables, tales como lociones solares que usan los nadadores, mezclado con sudor. También el exceso de antialgas de la piscina pueden contribuir al problema. En estos casos a menudo habrá que evacuar parte del agua por el desagüe y rellenar con agua nueva, además de ajustar el pH y el nivel de cloro de la piscina.

Consejos para el buen mantenimiento de las piscinas

En base a los problemas descritos con anterioridad, te indicamos algunos consejos que hay que tener en cuenta en el mantenimiento de cualquier piscina, para que bañarse en ella siga siendo un motivo para disfrutar y divertirse en lugar de un dolor de cabeza.

  • Limpieza y cuidado del filtro de la piscina: este es el primer paso a realizar ante de iniciar la temporada de baño, ya que es necesario para garantizar la eficacia de los tratamientos químicos de mantenimiento y evitar que disminuya la calidad del agua. Una vez al año hay que limpiar el filtro de arena y, varias veces al año, desincrustar la cal.

El agua turbia o coloreada puede ser indicativo de diversos problemas de mantenimiento que habrá que solucionar rápidamente

  • Regular el pH: ajustar el nivel del pH es fundamental para mantener la calidad del agua, ya que si el valor no es el correcto puede ser muy perjudicial. Si hay un pH bajo en la piscina, irritará los ojos y la piel de los bañistas, y además, aumentará el deterioro del vaso y el riesgo de corrosión. En cambio, si es demasiado alto, también producirá irritación en los ojos y en la piel, causará la formación de incrustaciones calcáreas, agua turbia y disminuirá el efecto de los productos desinfectantes.
  • Desinfectar el agua: no solo para que el agua esté desinfectada durante toda la época de baño, sino también para que tenga poder desinfectante, es muy importante rectificar los excesos del cloro libre en el agua. La dosis diaria de cloro en la piscina debe mantener un nivel de entre 1 o 1,5 p.p.m mediante tabletas de cloro, oxígeno activo o un aparato de electrólisis salina.
  • Aplicar regularmente antialgas en la piscina: para mantener el agua libre de algas es importante aplicar alguicida, acompañado de otros productos desinfectantes como el cloro, que permitirá aumentar la eficacia del antialgas.
  • Tratamiento de choque: si pese a los cuidados de mantenimiento, no consigues evitar la formación de algas en tu piscina y otros problemas descritos, puede ser necesario aplicar un tratamiento con productos como dicloro granulado y floculante líquido (por supuesto, sin la presencia de bañistas en el agua).

En ocasiones, uno mismo puede solucionar los problemas descritos más sencillos. Pero en otras, es necesario llamar a un profesional para evitar un daño mayor. En Hydroflomen somos especialistas en instalación, reparación y mantenimiento de bombas de piscina. Si crees que tu bomba de piscina tiene algún problema, consulta nuestros servicios. ¡Te ayudaremos a diagnosticar el fallo y nos ocuparemos de solucionarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies